QUINOA - ALIMENTO DEL FUTURO

QUINOA - ALIMENTO DEL FUTURO

La quínoa o quinua (del quechua kínua o kinuwa), es el nombre de la planta de la familia de las amarantáceas Chenopodium quinoa, un pseudocereal que se cultiva por sus semillas comestibles ricas en proteínas, vitaminas y aminoácidos. Se siembra en la región andina desde hace más de 4.000 años, siendo Perú, Bolivia y Ecuador los principales productores mundiales.
Hay dos tipos de quínoa disponible en el mercado, la quínoa inca roja y la quínoa tradicional blanco marfil, siendo la quínoa blanca más sabrosa aunque la quínoa roja es más nutritiva, ya que contiene en proporción más proteínas y minerales que la tradicional. Ambos tipos son ligeramente amargos debido a la presencia de saponinas en la cubierta, aunque una vez lavada y procesada desaparece este sabor.
La quinua fue una fuente de alimento fundamental para el Imperio Inca. La creían sagrada y la llamaban la “madre de todos los granos”. Se trata de un superalimento rico en nutrientes y propiedades beneficiosas para la salud, que puede ayudar en el tratamiento de más de 20 dolencias. La presencia de potentes antioxidantes permite la eliminación de los nocivos radicales libres del cuerpo y por tanto lo protegen de los cánceres, la infección, el envejecimiento y las enfermedades neurológicas degenerativas.
Su bajo índice glucémico hace de la quinua un alimento especialmente recomendado para personas con diabetes.
El alto contenido en proteínas es fundamental para la construcción de los músculos, siendo alimento indispensable en la dieta de los deportistas.
Por ser un pseudocereal la quínoa está libre de gluten, es rica en proteínas (contiene un 16% pudiendo llegar al 23% algunas de sus variedades), el porcentaje de grasa contenida es de 4 a 9%, tanto omega 3 como omega 6, incluyendo el ácido linoleico esencial para la dieta humana, y es uno de los pocos alimentos vegetales que contiene nueve aminoácidos esenciales.
Muy rica en fibra dietética insoluble y soluble, vitaminas E, B2 y B3, magnesio, manganeso, hierro, potasio, cobre, calcio, fósforo, zinc y diversos antioxidantes beneficiosos, como son los flavonoides quercetina y kaempferol.

Una porción de 100 gramos proporciona 368 calorías, 14 gramos de proteína, 6 gramos de grasa, 64 gramos de carbohidratos y 7 gramos de fibra.
La semilla en grano puede cocerse y añadirse a sopas, o tostarse como un cereal, convertirse en harina para pan, y al no tener gluten, puede ser consumida por celíacos.

Raúl Martínez,
Fuente: Bioecoactual

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Tipo de código